Espectacularmente negros, así son los caballos en Menorca

June 11, 2015

Menorca calienta los motores de sus caballos para las fiestas de San Juan .

Captura de pantalla 2018-02-27 a las 11.45.44.png

 

Los menorquines preparan las fiestas  con más fiestas

Captura de pantalla 2018-02-27 a las 11.46.24.png

Los caballos salen de sus establos para reencontrarse con los otros caballos de las yeguadas de la zona .  La isla revive bajo los cascos de los caballos que se oyen por todas partes. Los jinetes se pasean sobre sus sementales por las calles de día y de noche.  

San Juan esta a la vuelta de la esquina. 

 En Menorca se respira magia, y es por ello que se convierte en el destino ideal para los amantes de los equinos. 

Tener el privilegio de ver desde dentro como entrenan a los caballos. Vibrar con las palabras que salen de la boca de los payeses que siguen cabalgando año tras año. Para ellos la edad no es un limite, y lo demuestran  cada vez que salen sobre su montura para mostrar al publico la belleza de su raza y los espectaculares “bots”  que caracteriza la monta menorquina. 

Captura de pantalla 2018-02-27 a las 11.46.10.png

El paisaje amarillo de los prados de paja segados  y cortados por las piedras que apiñadas trazan los caminos que nos llevan hasta los cristalinos azules que rodean la isla. Sumado a su tradición  ligada a sus negros sementales hace que la estancia en la isla sea un espectáculo continuo.

Para ello que mejor que recorrer el "Cami de Cavalls". Un sendero con cientos de años  de antigüedad y  185 km que recorre toda la costa , permitiéndonos descubrir cada una de sus calas a lomo de los caballos. Para ello confié el paseo a Catalina de Cavalls Son Àngel. 

 

 

http://www.cavallssonangel.com/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para acabar de hacer este sueño realidad que mejor que dormir  en Can Faustino , un palacio del siglo XVI en el centro histórico de Ciudadela. Ciudad que ha sabido mantener su pasado vivo a través de las  estrechas calles y sus cuidadas plazas.   En la terraza del hotel se puede disfrutar de una intima cena. Aconsejada por Laurent,  tomé de postre un espectacular soufflé que acabó de redondear la velada. Un entorno ideal para disfrutar de unos días de magia y serenidad en un entorno privilegiado.